quarta-feira, 30 de setembro de 2009

Cariños

Una pareja estaba acostada trás hacer el amor y ella hacía cariños en sus cojones. Algo que a ella le daba mucha ilusión y a él tambiém, sin embargo, por curiosidad, se la pregunta:
-
- ¿Por qué te gusta tanto acariciármelos? No que sea una queja, sólo una curiosidad.
-
Ella, todavía con voz lánguida, se lo contesta:
-
-
- Es que echo mucho de menos los míos.

terça-feira, 29 de setembro de 2009

Inteligencia Artificial - Urgente

El lunes pasado he descubierto de la peor manera posible el porqué las mujeres siempre llaman a una amiga cuando se van a las compras.
-
Desde hace mucho, quería mucho un vestido “jeans” igual a ése. Pues bien, ayer después de un día durísimo, he ido al centro comercial a comprármelo. Mujeres siempre se sienten bien gastando(cuando nos llega la cuenta, nos ponemos fatal, pero eso es otra historia).
-
Entré en la tienda, lo busqué y con un par de ellos en los brazos(mujeres siempre insisten en probar dos número: uno el que efectivamente la veste y uno SIEMPRE menor, aunque ni siempre se los prueba) me fui al probador.
-
Fue ahí el comienzo de mi suplicio.
-
Como habéis percibido, el modelo del vestido es un modelo, así… digamos… justo y sólo se consigue ponerlo de arriba para abajo(las brasileñas, en general tienen el culo ancho y senos pequeños, o sea que de abajo para arriba es anatómicamente imposible). Ponérmelo no fue el problema, el problema fue quitármelo. La inteligencia esa, que dios me dio y que a veces se me olvida que la tengo, ha hecho con que tuviese la increíble idea de quitármelo sin desabotonarlo.
-
La escena que se siguió fue algo tan ridículo y desesperador que se queda difícil describirla y por eso, me he decidido por dibujarla(o intentarlo):
-
-
El vestido preso en la altura de los hombros y mis brazos en ello. NINGUNA, repito NINGUNA amiga en el probador para ayudarme y para colmo, la tienda era una de ésas “modernas” en que los probadores son juntos, o sea… masculino y femenino juntos. ¿Adivinad quién estaban en los probadores a mi lado? Hombres…
-
Me movía de todos los lados. He hecho todas las técnicas de la danza del vientre e yoga que conozco y… NADA. No se movía un centímetro. Ni para arriba, ni para abajo. NADA. Parecía que me lo habían pegado con “super bonder”.
-
No podría salir del probador sin causar un espectáculo a parte. ¿Pedir ayuda a quién? ¿Al chico guapísimo de mi derecha? Sí, por supuesto, así que me viera, tras un día de trabajo, sudada, sin estar con la depilación de las piernas en día(maldita hora en que he pospuesto mi horario con Rebecca – mi depiladora querida), con la increíble capacidad de ponerme en aquella situación… sin la ayuda de nadie más… tendría 10 años de terapia. He decidido pensar en el bien de la humanidad(si bien que si hubiera hecho, no estaría allí) y me puse a pensar en un plano B.
-
Espera… Tal vez el de la izquierda me ayudara…. Si su charla al teléfono no estuviera demasiadamente caliente(“amor, hoy me quiero ir por tu culo lindo….)… y luego verme semidesnuda…. Noooooooooooooo.
-
Empiezo a cogitar la posibilidad de quedarme allá, hasta que alguien sienta mi falta o el olor de mi cuerpo en putrefacción incomode a alguien.
-
Liliane… piensa en un plano C. Me dije a mi misma.
-
Fácil decir a uno que NO se encuentra en una situación ridícula como a que estaba yo.
-
Me he acordado de todas las veces que me madre me dijo que era para rezar. Qué hace bien rezar. Y que dios castiga quien es un niño malo. ¿Qué le he hecho yo?
-
-
Alguien en el cielo me odia. En serio.
-
-
-
[Continuación]

quinta-feira, 24 de setembro de 2009

Razón

Alguien para darme la razón. Por favor. Hoy lo necesito. La experiencia de ayer ha sido algo traumatizante.

segunda-feira, 14 de setembro de 2009

Pequeñas grandes cosas

1980
-
-
Mi madre: Estás desde hace mucho en la cuna sin nada comer o beber. Toma. Beba tu zumo.
-
Yo(con casi 2 años) cojo el vaso, lo miro y se lo devuelvo a mi mamá y: No mami. No lo quiero. Cuando quiera te aviso el día y la hora.
-
-
El problema está en el ADN. Os juro.

-

-

domingo, 6 de setembro de 2009

Tierra

Tengo muchos recuerdos de mi infancia.
-
Recuerdo cosas que me han pasado cuando tenía 2 años. Lo sé. No me creéis. Lo sé. Me da igual. Mi mamá tampoco lo hace.
-
Pero, sí. Es verdad.
-
Siempre pasámos las vacaciones en la finca. En Brasil, las vacaciones de las escuelas son dos veces al año, en enero y julio, y siempre íbamos a la casa(que ya no existe) de mis abuelos.
-
Mi abuelo, el papá de mi mamá, era y es la persona más cariñosa y creativa que he conocido en mi vida. Y, sinceridad, creo que será difícil superarlo.
-
Cuando estábamos en su casa, siempre nos contaba historias, cuentos.
-
Recuerdo que siempre me ponía en sus piernas de hombre del campo... eran fuertes... y siempre me tenía en sus brazos... y no era yo la nieta menor... mientras nos contaba las historias. Mi madre me decía que se la dijo que yo era especial(¿?).
-
Recuerdo las historias... unas verdaderas. Otras, eran leyendas que él cuidaba de poner un poco de brillo. Nosotros sabíamos que era él que lo ponía porque siempre que nos las contaba, el final cambiaba a cada vez.
-
Hace días que llueve en mi ciudad y estos días de lluvia tienen su olor. Olor de tierra empapada, pero con él, era empapada por su sudor. Olor de cosa buena. Olor de seguridad. Olor de "que tudo termina bien. No te preocupes."
-
Hoy, he recordado un cuento en especial (beware of angel, así decía)... y mi infancia.
-
Me di cuenta que, como en los cuentos de hada que nos contaba, en cada momento yo era feliz para siempre.
-
Y que quiero eso de nuevo. Por favor...
-