segunda-feira, 30 de maio de 2011

Sorpresas de la vida


Recuerdo cuando escribía sin cesar.


Recuerdo cuando las palabras se sabían inteligente, simpáticas (o no), pertinentes, alegres y que me hacían bien.


Hoy me atropello en ellas y muchas veces es el silencio el que tanto tengo ganas.


Me cerré en mí misma, concentrada en una tarea que al fin y al cabo nada me valió. Tanto esfuerzo, tantos sueños, tantos sentimientos para absolutamente nada.


No intentaba ser feliz. Ya lo soy. No quise hacer a uno feliz. No quiero la responsabilidad ésa para mí.


Pero, lo intenté. Lo intenté fuerte, mucho. Lo intenté con todas mis ganas aunque en nada resultó.



Foolish game.



No entiendo el porqué las cosas suceden siempre al mismo tiempo, ahora.


Tal vez sea el mundo recreándose en mí.

Ya en serio...

Quiero un novio.

sábado, 21 de maio de 2011

Días fríos

A mi me encanta otoño.

segunda-feira, 16 de maio de 2011

Colectivo

Pensaba que era la única que siempre se perguntaba el por qué tener un blog...





El Ser Humano es muy obvio.

quarta-feira, 11 de maio de 2011

¡MUCHAS GRACIAS!


Hace mucho que vengo de no escribir. Intento hacer de esto espacio un poco agradable y sin mucho polvo poniendo a escritos ajenos y eso, clara ya percibieron.


El hecho es que (eso creo que ni todos lo saben), este blog existe porque necesitaba de un rincón a donde poner a mis textos, poesías, fotos, tonterías mil en español mientras lo aprendía.


Logré aprenderlo. Y lo digo tanta alegría que casi se me estalla el pecho.


Bueno, por lo menos esto lo creo yo y los maestros que me han evaluado en otro país y me han dado un premio por excelentes conocimientos, incluso en la conversación.


Han sido días y días de intentos y buscas por nuevas palabras y expresiones.


Muchas personas (de las cuales ni siquiera sé el nombre verdadero) me han escrito para saludarme, felicitarme por el español, decirme que estaban o no estaban de acuerdo con lo que había dicho, me indicaban videos, canciones, etc.


He pasado por tantos momentos. Me he enamorado virtualmente (y todavía sigo amando) de personas por tan sólo sus palabras. He conocido tantos lugares del mundo a través de tela del video de un portátil; he conocido, a través de fotos o videos, a muchas calles que todas estas personas vivían; les he regalado un trocito de mí; me han regalado libros, camisetas, CD´s, cartas, pero principalmente, me han regalado su tiempo y su amistad. Y estoy segura de que lo han hecho sinceramente.


Y eso me deja efectivamente muy emocionada.


Al contrario de lo que parece, esta carta no es de despedida sino de agradecimiento.


Agradecerles por todo.


Por el cariño, la presencia, la ausencia permitida y mucho sentida, por las noches al skype, por todas las palabras en todos los blogs que leo, por la persistencia, por la insistencia, por la inspiración.


He empezado en el mundo sin mucha pretensión, es decir, sin alguna pretensión. Y, por casualidad... no, por todos que tengo tanto.


¡Muchas gracias!




Seguimos en contacto.




Eterno é tudo aquilo que dura uma fração de segundo, mas com tamanha intensidade,
que se eterniza, e nenhuma força jamais o resgata.

Carlos Drummond de Andrade

segunda-feira, 9 de maio de 2011

Del otro lado...

También se me ve.


http://thegirlfromthere.blogspot.com/

quarta-feira, 4 de maio de 2011

La gente que me gusta


Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace.



La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.



Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite, huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.



Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de si, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.



Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme.



La gente que tiene tacto.



Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.



A éstos los llamo mis amigos.



Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica.



La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor.



La gente que nunca deja de ser aniñada.



Me gusta la gente que con su energía contagia.



Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.



Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.



Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo.



La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.



La gente que lucha contra adversidades.



Me gusta la gente que busca soluciones.



Me gusta la gente que piensa y medita internamente.



La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni como lucen.



La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.



Me gusta la gente que tiene personalidad.



Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.



Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mi me doy por bien retribuido.



Mario Benedetti



Así es, Don Mario.

Fútil


Tengo ganas de escuchar a algo fútil.


Tengo ganas de leer sobre lo que ha sido hecho de la vida ajena. Sin pensar. Tan sólo recibir a una noticia.


Tengo ganas de escuchar a una canción que no existe.


Tengo ganas de ver a la gente en las calles y saber que ellas no me ven.


Tengo ganas de olvidar.


Tengo ganas de que mis dedos sigan por el teclado sin necesariamente tener yo que pensar en las letras y las palabras que son escritas en esta hoja.


Seguir escribiendo en un cuaderno cualquiera, por una vida cualquiera, sin pensar tanto.


“Foi embora” como me lo dijo mi madre.



Manera bonita de decir que se ha muerto una persona: “Se fue a su casa.”