segunda-feira, 30 de maio de 2011

Sorpresas de la vida


Recuerdo cuando escribía sin cesar.


Recuerdo cuando las palabras se sabían inteligente, simpáticas (o no), pertinentes, alegres y que me hacían bien.


Hoy me atropello en ellas y muchas veces es el silencio el que tanto tengo ganas.


Me cerré en mí misma, concentrada en una tarea que al fin y al cabo nada me valió. Tanto esfuerzo, tantos sueños, tantos sentimientos para absolutamente nada.


No intentaba ser feliz. Ya lo soy. No quise hacer a uno feliz. No quiero la responsabilidad ésa para mí.


Pero, lo intenté. Lo intenté fuerte, mucho. Lo intenté con todas mis ganas aunque en nada resultó.



Foolish game.



No entiendo el porqué las cosas suceden siempre al mismo tiempo, ahora.


Tal vez sea el mundo recreándose en mí.

2 comentários:

  1. Hola, Lilianeeeee.

    En efecto: es el mundo recreándose, jejejeje.

    Saludos.

    ResponderExcluir
  2. Hola Guffoooooooo!!!! Saudade de você!!

    Espero que venga un nuevo mundo así de bonito. Igual al tuyo.


    Beijos

    ResponderExcluir

Cuéntame.