quinta-feira, 31 de março de 2011

Creencia


Mucho se dice que, cuando se escribe sobre algo, es una manera de desahogarse. No sé si tengo tanta fe en las palabras, que por el hecho de que las ponemos en la hoja, nos sacan el agobio del corazón.


A mi me gustaría tener un poco más de fe.


Aunque fuera tan sólo por un rato de tiempo.

quarta-feira, 30 de março de 2011

Hablar sobre el amor a un hijo

"Quando nasce um amor novo, é difícil resistir à tentação de alimentá-lo só com a presença. Mas é preciso deixar o amor respirar. Se você colocar uma flor bem bonita dentro de uma redoma, com medo que o vento e o tempo levem sua beleza, manterá por muito pouco tempo o que dela é bonito.


O que eu aprendi sobre o amor é que ele é feito de faltas e presenças. E que nenhuma das duas pode faltar.



Aprendi que o amor é feito de liberdade. É como ter, todos os dias, muitas outras opções. E ainda assim fazer a mesma livre escolha.



Dessas pequenas vitórias se faz a alegria de amar e ser amado. Descobrir no olhar do outro que você foi escolhido de novo. E de novo, mais uma vez.



O que aprendi sobre o amor - e isso aprendi sobre o amor a mim mesma - é que ele exige de mim, todos os dias, um esforço. Um exercício diário do qual não posso abrir mão. “




Cris Guerra

segunda-feira, 28 de março de 2011

Escritores

Carlos Ruiz Zafón es un escritor de los cojonudos. De los que me hacen sorber cada palabra de su libro en 3 ò 4 días. ¡Me encanta!

El último libro suyo que leí fue El Juego Del Ángel. En algunas partes se percibe el uso de conceptos pre definidos de asuntos relacionados a la religión. Aunque en eso es un poco aburrido, la historia es ¡ESTUPENDA! Lo leí en 3 días. Me iba a dormir como a las 3 de la madrugada porque no podía esperar por el capítulo siguiente. ¡Una pasada!


El libro es sobre un escritor no mucho exitoso, abandonado por su madre y su padre se murió cuando tenía 12 años. Después que su amada y querida pasión de desde siempre que se casó con su mejor amigo, él se vio sólo en el mundo. Es cuando un editor misterioso le hace una propuesta para a realización de un libro que sería el mayor desafío de su vida. Un libro que podría cambiar los rumbos de la fe de la humanidad.


Lejos de ser una reseña, lo tomé como principio para explicar lo que efectivamente me gustaría decir.


Una de las frases del libro es: “Todo escritor sabe que todo es más importante que escribir. Desde hacer punta en un lápiz hasta limpiar la ventana que desde años no ve agua. Todo escritor tiene la bien aventurada manía de posponer sentarse delante el ordenador y crear.”


No he leído verdad tan verdadera en muchos años. Todas las personas que conozco y que deuna manera u otra tienen que ejercer la comunicación escrita: Por el trabajo, por tener un blog, por tan sólo desahogarse en las letras, SIEMPRE posponen sus intenciones hasta que ya no sea posible por el tiempo de entrega o por desesperación. Los de lengua inglesa suelen decir “death line”.


Pues, esta pequeña mortal que os habla no es excepción.




Antes escribía a diario. Lo que me ayudó mucho con mi español, pero ahora no sé si es fase sin creatividad o qué coño sea, no tengo las mismas ganas de antes.


No tengo las mismas ganas de escribir sobre lo que viene “de dentro”. Y no es mierda. Por favoooooooooooooooooor…


No sé qué pasa.


Quizás sea eso lo que llaman de “crecer”. Las personas se quedan más aburridas, ya no tienen la misma memoria de antes. O no quieren tenerla.


O no son tan felices como antes. O no quieren serlo.


No tienen la misma ilusión de hace tiempos. O no quieren tenerla.


Corazones son rotos y nadie quiere hablar sobre el hecho.


El trabajo no es que tanto hemos soñados años antes y nadie quiere hablar sobre el hecho.


El novio no se convirtió en el marido que tanto soñamos y para el bien de ambos no hablamos sobre el asunto. O no queremos hablar.


Y así las palabras se pierden. Se van a otros rincones. Son dejadas al lado. Son olvidadas. Hasta que tengamos la valentía mirarnos a nosotros mismos, a los ojos y sacarlas de allá.


¿Duele mucho hacerlo, Lili?


Lo que posponemos no es exactamente lo que nos hace bien. Nunca posponemos una cena, una fiesta, etc.


La seguridad de la existencia que no queremos puede que sea abalada por la junción de algunas letras.


Nos da miedo. La idea de que aquella situación que no estará más allá al minuto siguiente, aunque todo lo que queremos es que las cosas se cambien, nos da miedo e nos hace posponer una decisión, una charla… o la felicidad.



Tal vez todos nosotros somos escritores. Escritores que hacen parte de la historia que se cuenta. Nuestra propia historia.

sábado, 26 de março de 2011

¿Te apetece?

Él: Siempre sacas mis más peores y sucios pensamientos.


Yo: Los mejores y limpios pensamientos nos los dejamos para la caridad.






Foto sacada del sitio Ruero

segunda-feira, 21 de março de 2011

Tristeza


“A tristeza é senhora. Desde que o samba é samba é assim...”


Hoy se despertó un día triste. Le di buenos días a mi mamá y ella se quedó un buen rato mirándome a espera de una respuesta de ninguna pregunta. Tan temprano y ya de malhumor. Más bien, triste.


¡Estupendo!


Poco después de salir a la calle, suena mi móvil y es mi madre, toda preocupada porque “sentía” que no estaba bien. Le dije que no se preocupara y que sí, estaba bien. Obvio que no me creyó y mientras no escuchó 3 veces que estaba bien no me dejó en paz.


A camino del trabajo pensé sobre todo esto. Una situación común. Una madre preocupada con su hija que se veía triste.


Pensé en esta obligación de ser feliz todo el tiempo. Es una obligación que tenemos.


¿Por qué todo esto?


La tristeza es un sentimiento humano o si ya no lo es, olvidaron decírmelo.


No entiendo esa necesidad y ley de estar todo el día y todo el tiempo feliz.


Me dan miedo estas personas que nos encuentran un día triste, como lo de hoy, por ejemplo y ya se ponen a pensar que estamos deprimidos.


Tan sólo es tristeza.


La musa de muchos poetas y cantantes. De miles de escritores y artistas.


Tan sólo es tristeza.



La alegría te divierte. Te saca sonrisas que en general es sobre cosas tontas y efímeras.

La tristeza te hace pensar. Reflexionar. Muchas veces crear. A veces es buena compañía. La mejor.




Fue en su defensa que esta hoja no está en blanco.


Tampoco mi día.


domingo, 6 de março de 2011

Historias de los otros


Tereza está en la tienda de juegos junto a su nieto. Lo mira con ternura. Piensa que años antes paseaba con su papá en los brazos. Los mismos ojos claros y llenos de vida y alegría. Sonríe con los ojos. Ahora ella es abuela. Intenta descubrir en qué parte de la vida ella envejeció. En ninguna. Cuando se tienen una familia como la suya, uno nunca será viejo.




Sandra pasa por aquí corriendo. El tráfico atrapado del viernes hizo con que llegara atrasada a su trabajo.



Los estudiantes están por aquí también. En los quioscos de sándwich se puede ver docenas de ellos. El maestro tuvo un problema personal (es lo que les han dicho) y no pudo estar para las dos últimas clases. ¿Qué se le va a hacer? ¿Mantenerlos a todos dentro de la escuela mientras molestan con sus gritos y risas a los demás que están dentro de las clases con sus maestros? No. No es la mejor decisión. Dejar que se vayan al centro comercial antes de sus casas. Camila está entre estos estudiantes y echa un vistazo a todos a su alrededor que por si caso encuentra la mirada de Pedro entre los chicos de la 8A.



Sarah elige el regalo de la boda de sus mejores amigos. Mientras la cajera devuelve su vuelto, pensaba en las casualidades de la vida. Tres años antes ella estaba en la misma tienda. Fue allí, en aquél día que Amanda conoció a Henrique. Y mañana se casan.



Pablo habla a su móvil con la decoradora de su tienda que será estrenada en dos semanas. Es su primera tienda. Un (re) comienzo. Una nueva oportunidad. Hay que funcionar.




De hecho, no sé si aquella señora con el bebé en los brazos se llama Tereza. También no sé si la chica que pasó por mí se llama Sandra. Tampoco si la muchacha que está en busca de alguien se llama Camila. Tampoco si Sarah es efectivamente Sarah. Tampoco si Pablo es Pablo.




Sentada en la silla del centro comercial observo a todas estas personas que en este momento hacen parte de mi vida. Están allí. Al lado. A mi lado. Al lado una de las otras.



Cada una con su historia.


Todas tan únicas y especiales.


quinta-feira, 3 de março de 2011

Falta

Me quedo inquieta cuando tengo miles de cosas en la cabeza, cosas a decir, a escribir y nada sale.


Nada es tan amenazador cuanto una hoja en blanco y falta de palabras para rellenarla.


No cierto.


Hay algo más amenazador que esto. Es cuando nos piden para escribir sobre algo que nosotros no tenemos de ganas de hablar. Escribir para los otros. Escribir por dinero.


Lo he intentado. No he tenido mucho éxito.


Una de las cosas que a mi me encanta hacer es inventar historias.


Siempre que camino por las calles, veo a las personas que pasan por mi y me pongo a imaginar lo que cada de una ellas vivió. Sus experiencias. Siempre invento una historia. Mi versión de sus vidas.


¿Locura?



Puede que sea. Sin embargo, mis historias siempre tienen un final feliz.


De hecho… sí… efectivamente es locura pensarlos así.



Resquicios de creencia en la humanidad.