quinta-feira, 21 de outubro de 2010

Hay mucha vida afuera

Llegué temprano, dejé mi coche a dos manzanas de distancia de mi oficina y en uno de estos momentos raros, no tuve que correr para alcanzarlo al reloj.


Caminé lentamente. Tuve tiempo de ver a las cosas. Ver a todo. Incluso de percibir que me saludaban.


En tan sólo dos manzanas: Es primavera. Olor de pan de queso. Olor de café. Perfume de mujer. Sonrisa de la señora que paseaba con su perro. “Buenos días” del señor de la banca de revistas. Pasos de un jubilado que seguramente hizo las paces con el tiempo. Gritos de los niños que estaban a camino(corriendo) hacia la escuela. Flores que se desplegaban de los árboles y nos regalaban un tapiz morado, rojo y amarillo. Olor de la lluvia en el aire. Paz de una existencia sencilla. El va y viene de los coches se veía más lentos que de los otros días.



Tal vez sea yo la que se ve diferente.

quarta-feira, 20 de outubro de 2010

Ser Médico

Dicen que es un don.


Dicen que es un sacerdocio.


En el primer caso es darle al destino mucha responsabilidad. Y en el según caso es algo totalmente sin sentido porque creo que es una de las profesiones que más pelean contra “Dios”.


Creo que es una elección. Una que se exige mucha responsabilidad. Una vida que cuida de otra vida. Un concepto romántico de algo que está lejos de serlo.


¿Se han dado cuenta de, en nuestro día a día, cómo exigimos de nosotros mismos? Necesitamos ser perfectos. Si nos equivocamos, muchas de las veces, sólamente nosotros nos punimos. ¿Y si tu médico se equivoca?


Tenemos la falsa idea de que son semidioses. La solución de todos los problemas. Incluso para la muerte.


Hablábamos, Jorge(amigo, médico y mi futuro marido) y yo, cierta vez y me dijo que es mucho común un médico escuchar de un paciente suyo: “Lucharemos juntos contra la muerte, Doctor.” Y que eso, de hecho, es el reflejo de lo que piensan qué es ser médico: “Omnipotente”. Jorge me dijo que un médico nunca lucha contra la muerte, lucha contra la enfermedad. La muerte es inevitable.


Pero, ¿qué es ser médico?


En e principio, en el comienzo de la universidad, es luchar contra el propio sueño cuando uno de los profesores les pide la reseña de 10 capítulos para el día siguiente.


Es estudiar 15, 16 horas al día para recordarse de todos los nombres científicos y síntomas de todas las enfermedades que han asolado la humanidad desde el principio de los tiempos.


Es saber los nombres de todos los músculos, tendones, niervos y extensiones de nuestro cuerpo en tan sólo mirarnos.


Es pasar 5, 6 años sin saber cómo es su familia.


Es pasar días y días de un hospital hacia otro en residencia médica, en condiciones sub humanas para atendimiento y asimismo ser el que cura todo y nunca se equivoca.


Es encontrar equilibrio entre sueldos irrisorios que exigen más horas de trabajo y entre bacterias y virus cada vez más resistentes que exigen más horas de estudios.



El Ser Humano es muy complicado porque ser humano no es una de las tareas más fáciles de la vida. Creo que al final, ser médico es ser “paciente”.

Hay días y hay días

Hay días en que desistimos de ellos. Hay días en que son ellos que desisten de nosotros.


Hay días que levantarse no merece la pena.


Lo mejor es quedarse acostado, abrazados a la almohada. Dejar que ele tiempo se vaya. A su tiempo. Verlo lentamente seguir su rumbo. Sin prisa o urgencia. ¿Y tú? Quieto. Como si no existiera.


Hay días en que es imposible mantener una sonrisa. Hay días en que las lágrimas se afloran sin ningún sentido. Hay días en que nada hace sentido.


Hay días que incluso teniendo al sol alto en el cielo, se ve gris y feo.


Hay días en que el negro de la ropa nada más es que el reflejo del alma y del humor.


Hay días que no deberían existirse.


Hay días sin sabor.


Hay días sin poesía.


Hay días sin flores en la primavera.


Hay días que son de la verga.


Hay días en que la sensibilidad no hace sentido.


Hay días sin paz.


Hay días de ausencia completa y total.



Hay días como los de hoy.

quarta-feira, 13 de outubro de 2010

Indiferencia


Soy compleja. Lo asumo. No con mucho orgullo. Sin embargo con mucho orgullo en saberlo. Son pocas las personas que lidian bien con si mismas.


Sé lo que no me gusta. Sé lo que me gusta. Sé cuándo estoy bien y cuando no lo estoy. Y no siempre son las hormonas que me ponen de malas.


Hace un buen rato, recordaba a algo que me sucedió 17 años a trás. No sé el por qué de recordarlo ahora, pero sí, me ponía verdaderamente de malas… no. De pésimo humor.


17 AÑOS.


El cerebro es algo tan complexo(el mío especialmente) que llega al punto de ser increíble.


Siempre que estoy en una fase más sencilla, a mi me parece que me quedo más vulnerable a cosas idiotas. Estas cosas idiotas, en estas épocas, se convierten en algo tan especial que por veces me pregunto cómo pude ignorarlas.


Y es entonces que en raros momentos de lucidez, como este ahora es que “exorcizo” a todo.


No debería darle valor más de lo que tiene. Es por eso que he decidido hablar sobre eso ahora y nunca más.



(No tan)Querida “Sra. Cosa”:


No importa lo que haga. No importa lo cuanto se esfuerce para hacer con que (re)viva “cosas” de mi pasado. No importa que quiera hacer con que me ponga de malas(de nuevo) o con miedo(de nuevo). No importa nada de lo intente hacer por ts voluntad propia.


Le informo que en el final, lo único que importa es lo que decido yo. Y por la razón, todo debe quedarse en sus lugares. Pasado en el pasado.


La vida sí es una sucesión de malentendidos. Y también la prueba de que algunos equívocos merecen la pena.



Y ya.

terça-feira, 12 de outubro de 2010

Change





How could I ever know
I would find myself alone
Facing your daemons as well as mine
Wishing for the past that words cannot find.


But somewhere in the night
The music in my mind comes alive
I hear love's haunting lullaby.
And it sings of a time we once knew
A time when all I could breathe was you
But seasons never remain the perfect shade
Our love's not the same so we must
Change...change...change


How could I ever know
That with time you would go
Leaving me to find what
Was missing in between our lives


But somewhere in the night
The music in my mind comes alive
I hear love's haunting lullaby
And it sings of a time we once knew
A time when all I could breathe was you
But seasons never remain the perfect shade
Our love's not the same so we must
Change...


Once we had summer in the fall
Now my heart knows what it's like
To lose it all...

sexta-feira, 8 de outubro de 2010

Ser

Somos lo que comemos.

Somos lo que pensamos.



Somos lo que hacemos.


Somos lo que vivimos.


Somos lo que cuestionamos.


Somos la existencia racional, pero no humana, de millones de años de evolución.


Somos lo que reconocimos en los otros.



Somos el pasado en el presente.



Somos un recuerdo débil de lo que podría llamar Dios.


Somos padres del futuro.



Somos todos. ADN único.





Tan sólo una oportunidad.

quinta-feira, 7 de outubro de 2010

Dodói


Ya llevo casi una semana de estar enferma. Dolores por todo el cuerpo, fiebre, indisposición, cansacio, en fin, síntomas de una gripe común.


Anoche me desperté con fuerte dolor de cabeza que pensé que se iba a explotar. Hoy, luego por la mañana, me fui a un hospital y el diagnóstico fue de sinusitis crónica.


La ausencia del post anterior se debe un poco a eso… y un poco a mi misma.

quarta-feira, 6 de outubro de 2010

Ausencia

Ausencia no es vacío.






Pórtense mal y me lo cuenten. :D