sexta-feira, 28 de maio de 2010

Para la mejor madre del mundo


Querida Mamá:

Te debo un post desde el último día 8/5. Sí, sabes muy bien, incluso mejor que yo, que cuando se trata de las cosas del corazón, soy una persona que no sé hacer las cosas de manera “de encomienda’.

Pues que pensé mucho y entonces he decidido que el post sería de “tus” palabras. Palabras que siempre nos dices, sus significados y cuándo se debe usarlas:

- ¡¿Qué es eso?! = “Eso” significa “todo”. “Eso” es cuando hacemos algo que no te gusta. “Eso” es cuando decimos alguna palabrota o criticamos a alguna amiga tuya. “Eso” es cuando compramos a alguna ropa que no te gusta. “Eso” es la palabra más democrática de tu idioma. Siempre se debe usarla siempre.

- ¿Vas a salir con la ropa ésa? Significa = “estás horrible” o “tu falda está muy corta” o “no quiero que salgas”. Siempre se debe usarla cuando ya vestimos y desvestimos todo el guarda ropa y de la autoestima estar hecha un grano de arroz.

- ¡Tu padre me está enfadando! Significa = que estamos juntos a mucho tiempo(casi 50 años) e incluso cuando intenta enfadarme, recuerdo todo lo que vivimos, recuerdo que lo amo mucho y que nunca lo dejaré.

- ¡Cómo estás blaaaaaaaaaaanca! Significa = que te preocupas que me quede tanto tiempo en la oficina, en la escuela, en la danza y en el ordenador que no tengo tiempo de quedarme un poco al sol.

- ¡Puta que le pario! Significa = de-sa-pa-rez-cas de cerca de mí. Sencillo así.

- Creo que no me quiero ir. Significa = insista sólo un poco más que me voy.

- ¿Qué quieres comer? Significa que harás todas las comidas que más nos gustan a todos tus hijos.

- Eres igual a tu padre. Significa = que o te estoy enfadando o soy tu hija más guapa. Jajajajajajajaja… No cierto. Significa que tengo carácter difícil.

- ¿Podrías hacerme un favor? Significa = hagas lo que te mando y lo hagas ahora.

- Se reconoce a un árbol por el fruto que nos da. Significa = no me hagas pasar vergüenza. Te di educación entonces, POR FAVOR, la uses.

En fin, estas son algunas de cosas que son sólo tuyas y que son un rasgo de tu carácter.

Por fin, quiero hacerte algunas consideraciones.

Siempre estuviste cerca cuando te necesitamos. Han sido muchas las veces que recuerdo situaciones en que te fue exigido mucho, como madre y como persona. Lo que NO me recuerdo es de alguna negativa tuya. Nunca, madre, nunca has negado ayuda a quiénes te la solicitaron.

Siempre estuviste ahí cuando te llamamos. Siempre. Incluso cuando tus hijos, después de casados, te han necesitado. Estabas allá. A su lado.

Han sido muchas las veces en que has puesto nuestras necesidades antes de las tuyas. Pero, nunca te has anulado. Siempre dejaste claro que así es lo que sabes “cómo ser madre”. Y que cualquier cosa diferente de eso, no funciona.

Siempre dejaste claro que nosotros, tus hijos, somos tu imagen sin embargo lo somos de una manera más perfecta. Sin embargo, madre, en el día en que yo sea 00000000000,1% de la mujer que eres, habré cumplido mi objetivo de vida.

Te amo. Todos los días de mi vida. A cada minuto. A cada segundo. A cada respiración.

Besos de tu nena


quarta-feira, 26 de maio de 2010

El porque me gustan los niños

Ayer, fui de visita a una amiga que tiene un niño de 5 años: Guilherme.

Guilherme estaba en la sala con pendientes de la escuela. Está aprendiendo las primeras palabras.

Yo estaba con el libro Días y Noches de Amor y de Guerra de Eduardo Galeano en las manos y me pedio para verlo. Me dijo:

- A esa letra, la conozco(La letra “e”). A ésa letra, no(la letra “y”). A ésa letra la conozco(La “g”). Tía Lila, ¿cuántas letras hay en un libro?
-
- Depende del libro, Guilherme. Algunos son más grandes. Otros más cortos. Pues... que se puede tener millones de letras en un libro.

Guilherme con carita de desespero y tristeza:

- ¡Oish! Y hasta la fecha me han enseñado tan sólo 26 letras, tía Lila.

Y de pensar, todos los libros del mundo han sido escritos con "tan sólo 26 letras".
-
-
-
-
Otra:

A la sobrina de dos amigos míos, en una ocasión le dijeron que dijera una palabra que empezara con "U", y ella:

- Lobo.
-
¿Lobo?
y ella una vez más:
- Sí, claro.
¡¡ uuuuuuuuu!!

terça-feira, 25 de maio de 2010

Por la madrugada

Se despierta a las 6:30. Se ducha. Hasta que elija a una ropa es tiempo suficiente para que salga atrasada de casa.

Hay poca gasolina. Arriesgarse o no. Una parada en su tiempo que ya es tan corto.

A estas horas de la mañana, Lya no piensa.

Está en el automático.

Una mirada más en el reloj. No hay más tiempo.

Entra en el coche y conecta a su radio en una estación de las músicas antiguas. Le gusta.

El tráfico está lento. El reloj, no.

Llega en la oficina y hay miles de cosas qué hacer. Lya todavía no piensa. Su jefe le grita. Su jefe le pregunta por qué lleva camiseta al revés. Ella se da cuenta de que no será un día largo y duro.

Tras 15 minutos en la sala de su jefe, sale con más 100000000cosas qué hacer.

Suena el teléfono. Suena el otro teléfono. Le piden cosas. Ella lo hace. Coge una llamada. Otra llamada. Mil llamadas.

El edificio al lado está en construcción. Muchos aparatos e igual de barullentos.

Antes del almuerzo siente que su hipotálamo ya no existe. No siente dolor. No siente a su cabeza. No siente nada.

La tarde no fue tan diferente. Todo exactamente igual. No. Peor un poco.

Llegar a la casa fue una odisea homérica. Lluvia. Chocadas. Desespero. Ella misma era su empiecillo.

Por todo el día, Lya se sintió así. Fuera de sí. Fuera del mundo.

La madrugada estaba fría y asimismo ella se sentó en la ventana de su cuarto. Sentía la brisa fría y tranquila de la madrugada. Se dio de que por la primera vez en todo el día ella sentía.

Pensó mucho en el fracaso. Y se dio cuenta de que es la persona más exitosa del mundo.

El idioma español le dio muchas cosas. Y nunca le quitó nada. Nada. Aunque lo han intentado con todas las fuerzas, Lya siempre sigue, siempre sigue, siempre sigue ahí.

Lya es feliz porque es sincera consigo misma. Y, por consecuencia, lo es con los otros.

Lya no se importa que intenten hacerle daño. A la hora sí, siente(una vez más) mucha rabia. Mucha. De los otros, pero principalmente, de si misma. Por ser así de intensa. Intensa en los sentimientos. Intensa en las ganas. Intensa en los sentidos… a veces llora, pero luego pasa.

Ella sabe que la culpa no es suya.

Ella sabe que hay personas en el mundo que son muuuuuy mediocres.

Ella sabe que hay personas que necesitan aprender a ser responsables con lo que hacen.

Ella sabe que hay personas que deben respirar fondo tres veces(me lo ha enseñado mi madre) antes de abrir a su bocota y decir cosas que hacen daño.

Ella sabe que algunas personas DEBEN aprender que el prójimo NO ES UN JUEGO.

Ella sabe mucho poco de la vida. Con tan sólo 25 años, no se puede decir que tiene toda sabiduría del mundo, pero ella SABE que algunas palabras suelen hacer mucho daño. Suelen doler. Mucho.

En la ventana. A las 2h30. Sintiendo el frío de la madrugada y antes de irse a dormir Lya se propone: Mañana… será feliz una vez más.

PD – Antes que me preguntes, no, no me refiero a ti. No me refiero a mí. La historia me la pedio Camila, hace como 2 MESES. Y la tenía pendiente.

Camila la recibió hoy y mi blog también. :D


quinta-feira, 20 de maio de 2010

Sueño


Hoy el "post" será de ustedes.
-
Cuéntenme, en los comentarios, un sueño(sueño de soñar. No es un deseo.) que hayan tenido y nunca lo olvidaron.

segunda-feira, 17 de maio de 2010

Carta para Eduardo Galeano

Estimado Eduardo Galeano:
-

Sé que por cuestiones de educación, titularidad, edad y regla del idioma español, yo debería referirme a ti en 3º persona, pero, no me viene hacerlo porque simplemente no consigo verte así. No lo sabes, pero duermes conmigo todas las noches.

-

Hace poco, un conocido mío, me dijo que su libro preferido era Días y Noches de Amor y de Guerra. Bueno, él, ese mi conocido, es una persona increíblemente inteligente para leer tonterías y entonces me dije a mi misma: Mimisma… busca el libro ése. Y lo hice, querido Eduardo. Lo hice. Aunque creo yo, debería haber un aviso en ello: Peligro. Es posible que te enamores del escritor.

-

Leo mucho, Eduardo. Leo mucho. Desde niña, mi madre mientras cosía o arreglaba a la cocina, siempre nos ponía a sus hijos sentados cerca de ella y nos pedía para leer una historia para ella. Siempre os quedábamos muy contentos porque nuestra madre quería una historia. Ahora, de grandotes, sabemos que, de hecho, lo que ella quería era que aprendiéramos a amar la lectura. ¡Estupenda madre! ¿Verdad? Bueno… ¿a qué iba? Ah sí, te decía que leo mucho, pero, desde que tengo memoria, han sido pocos los escritores que me han hecho sonreír, llorar, suspirar, prender el aire en la misma obra. En un espacio corto de tiempo. Son pocos los que me han hecho dedicar 2/3 de mi día a la lectura de un único libro.

-

¡Me encanta, Eduardo! ¡Me encanta! Cada historia en el libro ése. Algunas chistosas. Otras, ni tanto. Algunas verdaderas. Otras, soñadoras. Pero, todas ellas tienen un encanto tan especial que Sheherazade es la nada cerca de ti.

-

Querido Eduardo, duermo con el libro ése bajo la almohada (¿osmosis?) y antes de cerrar a mis ojos, pienso en todas las historias que he leído. Sueño de ojos abiertos.

-

Ese es el primer libro tuyo que leo. Primer.

-

Por último me gustaría decirte que muy probablemente jamás sabrás de la carta ésa, pero quise mucho ser tu amiga. Porque, con toda sinceridad, el hombre que ha escrito Días y Noches de Amor y de Guerra, creo que es el hombre más interesante de la faz de la Tierra.

-

Bueno, eso es todo.

-

Con tu permiso, me voy a terminar de leerlo… snif.

-

-

quinta-feira, 13 de maio de 2010

Te amo mil

Eso es el significado de la expresión "Te amo mil."

Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo. Te amo.

Consejos

¿Qué NUNCA, JAMÁS, NEVER, EVER, VER, EVER hacer en el día en que te hayan roto al corazón?

- No te quedes en la oficina para que no recibas piedad ajena por tus lágrimas que insisten en caerse.

- No intentes tomar medicamentos para el dolor. No hay un puto remedio en todo el mundo que sea eficaz contra el dolor ése.

- No intentes comer. El hueco ése que sientes, como si te hubieran dado un puñetazo, NO es hambre. Es tu cuerpo que está intentando digerir al suceso y no consigue. Y créeme, llevarás horas hasta que el cuerpo acepte alguna agua. Hay mucho qué ser digerido.

- No revises tus últimos 130 correos porque seguro 99,9% han sido para la persona amada.

- No, en hipótesis alguna, lea a Mario Benedetti. Además si estás en la oficina. Eso definitivamente es un presagio de un desastre.

- No intentes hacer alguna tarea, trabajo o qué coño sea. Ahórrate energías porque todo lo que hagas será en vano.

- No intentes escribir un post en un idioma que no sea el tuyo porque los errores serán imperdonables.

- No intentes buscar los motivos, el por qué de la situación ésa en que te encuentras. No lograrás.

- No escuches las canciones que te haya enviado. Entienda que amanecer ya no llega pronto.

- No intentes entender cómo es posible que haya tanta luz allá fuera y tú… sientes sólo la oscuridad.

- No intentes entender la razón de las sonrisas de las personas.

- No te culpes, o más bien, lo hagas si quieres. Pero, luego échale a él mitad de la culpa ésa. De hecho, no has hecho nada sola.

- No intentes recordarte de las tantas veces en que le has llamado sólo para escuchar a su voz.


Escrito hace como 1 mes. No lo he terminado. No me gusta eso de finales...




Si fuera

Si fuera una hora del día, sería: Amanecer. La transición.
Si fuera un astro, sería: el Sol. Intenso.
Si fuera una dirección, sería: Para arriba. Siempre.

Si fuera un mueble, sería: Una cama. Allí se llora, se reí, se hace cariños, se descansa y toda discusión termina bien allí.

Si fuera un líquido, sería: Agua. Para limpieza del cuerpo y del alma. Indispensable.
Si fuera un pecado, sería: Lujuria. No justifico. jejejeje
Si fuera una piedra, sería: Rutilo. Piedra tranparente y con venas de oro.

Si fuera un árbol, sería: Morera. Hace bien para los ojos(sus flores son las más lindas) y para el paladar(sus frutas son muy ricas).

Si fuera un fruto: Mora.

Si fuera una flor, sería: Lirio. No necesita de mucha atención, pero de mucho cuidado al manejarla. Es delicada, pero fuerte. Su esencia es ÚNICA.

Si fuera un clima, sería: Otoñal(de Brasil). Días de sol y viento. Noches de frío que invitan a uno para acostarse bien abrazados y no querer más alejarse.
Si fuera un instrumento musical, sería: Guitarra. Excitante.

Si fuera un estilo musical, sería: La samba. Claro.

Si fuera un sentimiento, sería: Respeto. Sin ello tampoco el Amor supervive.

Si fuera un libro, sería: Delta de Venus, Anais Nïn. Sin prejuicio.

Si fuera una comida, sería: Comida mineira. Se sabe rebien.

Si fuera un lugar, sería: Cualquier uno, desde sea en las montañas.

Si fuera un sabor, sería: Tarta de limón. Dulce, pero se percibe el acedo.

Si fuera un olor, sería: Madamoiselle/Channel.

Si fuera una palabra, sería: Cariño.

Si fuera un verbo, sería: Hacer.

Si fuera un objecto, sería: carta. El contenido está dentro.

Si fuera una pieza de ropa, sería: Vestido sin mangas.

Si fuera una parte del cuerpo, sería: Columna. El que sostiene.

Si fuera una expresión facial, sería: Sonrisa. Es lo que hago siempre.

Si fuera una película, sería: Como agua para chocolate.

Si fuera una forma, sería: Circular. Me gustan las formas circulares. Son delicadas.

Si fuera un número, sería: más que uno y menos que un dos… sería “dos uno”: 11.

Si fuera una estación, sería: Otoño.

Si fuera una frase, sería: Cada persona tiene su historia.


terça-feira, 11 de maio de 2010

Aviso

Este blog está temporalmente offline.

domingo, 9 de maio de 2010

Día de mamá

Hoy debería haber un texto sobre la mamá. Pero, eso se queda para mañana.

Mi mamá es más importante.

sábado, 8 de maio de 2010

Maestros y educadores

Marcas de pinta labios en el espejo del servicios. La diferencia entre maestros y educadores.

-

En una escuela se notaba una situación un tanto cuánto inusitada: Algunas chicas entre 12 y 14 años que usaban pinta labios, todos los días besaban el espejo para que se quitara el exceso. El director andaba bien enfadado porque los sirvientes de la escuela ésa tenían mucho trabajo para limpiarlo al fin de cada día. Y, como siempre, a la tarde del día siguiente, las marcas estaban allá de nuevo.

-

Un día, el director les marcó a todas las alumnas en el servicios y les explicó, pacientemente, en una palestra de 1 hora cómo era complicado limpiarlo, qué era educación, qué era ciudadanía, etc. Y al día siguiente… las marcas allá estaban.

-

En el tercer día, el director les marcó a todas ellas de nuevo en el servicios y también a uno de los sirvientes y le pedio para enseñarlas a las chicas cómo era complicado limpiarlo. El sirviente inmediatamente cogió a una tela, la empapó en el agua del retrete y empezó a limpiar el espejo.

-

Nunca más hubo marcas en el espejo.

-

-

quarta-feira, 5 de maio de 2010

Morning Bird

Para días como hoy... El mejor medicamento es Sade.

terça-feira, 4 de maio de 2010

Tema

Vale. Ya tengo algo que decir.

El tema de la semana de Recolectivo fue una sugerencia MÍA.

Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía. Mía.


Awwwwww... ellos escibirán sobre algo que les sugerí. :D

...

Tudo se va tan rápido. ya hace casi una semana que no publico algo.

Quise escribir algo. Quise. Ya no más quiero.