quarta-feira, 28 de abril de 2010

Perra


Era una más en la calle. Una perra. Así le decían algunos clientes.

-

Llevaba minifalda que no era más grande que su vergüenza. Se acordó de su madre. No se acuerda cuándo fue la última vez que se la vio. Ah sí, fue en aquel día en que se fue de su casa, a los 11 años, después de llegar de la escuela, y la encontró desmayada en la cama al lado de su “marido”. El tercer en dos semanas.

-

“Marido” que estaba borracho y al verla se pudo de verga dura y la estupró allí mismo. No se acuerda de mucho en aquel día. Sólo que gritaba por su mamá. La madre que debería defenderla estaba en la cama. Desmayada del alcohol. De la droga. Fue ahí que se dio cuenta de que, de hecho, era hija de otra dama. La puta de las putas. La soledad.

-

Así se fue de su casa. Abandonada a su propio destino.

-

Hoy, mientras caminaba son muchos los recuerdos que le vienen a la cabeza. ¿Por qué se acuerda de eso ahora? Vida cretina. Un coche se detiene y siempre la pregunta: ¿Cuánto cuesta una mamada? R$ 30,00. Y él se va en busca de otra desgraciada que le cobre menos por algo que ni siquiera su esposa quiere hacer.

-

Se aleja paso a paso por la calle. Hoy es un día distinto. Hace mucho que no recuerda sobre todo que le pasó en ésta vida. El primer cuarto que le ha regalado el camionero que ella conoció. Pago por 1 mes. A cambio de un cuerpo cálido de niña por algunas noches en el viaje. Era un hombre gentil. Sólo eso. Gentil.

-

Recuerda en la otra vez en que de aventón en aventón, de cama en cama, ha cruzado el Brasil en un viaje de días. De norte a sur. Sin preocupación. Sin nada. Paisajes hermosos. Hombres no tanto. Conoció playas y montañas. Amores y violencia. Caricias y estupros. Hambre y sed.

-

Recuerda cuándo cruzó la frontera y se quedo algunos meses en Uruguay. ¿Hablas español? No. Mi lengua la utilizo para otras cosas, papi.

-

Recuerda la primera vez en ésta calle. Un chico quería ser “su dueño”. Bah. Idiota. La vida no consiguió hacerla… ¿qué le hizo pensar que lo lograría?

-

¿Hace cuántos años? ¿5? ¿8? ¿Qué importa?

-

Empieza a llover una lluvia que acaricia. Gotas pequeñas borran a la pintura barata de un rostro sereno.

-

Gracioso como algunas personas se refieren al éxito. Piensan que tener éxito es tener casa grande, coche importado, mucho dinero. Y no se dan cuentan que a cambio tienen que convivir con una vida fracasada, un matrimonio que (super)vive entre traiciones, hijos que tienen un hombre y una mujer dentro de casa, pero sin referencial de padre y madre, enfermedades causadas por el estrés y el miedo de perder a todo eso.

-

Ella sigue su camino y se da cuenta de que es la persona más exitosa que existe. Se prostituye porque así ha elegido. Se prostituye conscientemente mientras sus clientes lo hacen sin darse cuenta por un puto sueldo al final del mes.

-

-

Vida graciosa. Puta no. Puta sólo ella.

-

terça-feira, 27 de abril de 2010

Un Poema Inútil


El poema es una de las formas de cultura inútil.
No sacia al hambre ni la sed.

Es la sed de la ansiedad. La sed del amor.

-

En el corazón el amor es arma que casi dispara contra el alma que llora. El Ser Humano es suficientemente cobarde para sentirse sólo entre toda la gente… y en la vuelta que el mundo gira, existe la esperanza… la esperanza de la niña que en la ansia de encontrar a su madre, llora sola.

-

Has perdido tu amor y la realidad te desarma. Se van tus alegrías, pero mejor es ser un soñador que un bloque de hielo.

-

La sutileza de la vida es el puro amor, cómo la inocencia que le necesita al nene para ser feliz.

-

No se ahogue en la podredumbre de la humanidad, pues ella te sorberá todo el amor.

-

El amor y el poeta son inútiles en el mundo capitalista.

-

Sin embargo, el amor son se acaba y eternos son los que escriben y sus obras.

--

-

He encontrado a ese escrito en un cuaderno muy antiguo. No me gustaba poner fechas en las cosas. Creo que era una manera de hacerlas eternas.

quinta-feira, 22 de abril de 2010

Existencia

Yo no sé si habrá coherencia en lo que será escrito hoy. Tampoco me importa.

Hace mucho he percibido que muchas de las veces, me veo preocupada en escribir palabras que no hieren. Y que por miedo, no dicen la verdad. Soy crítica, soy cariñosa, me gusta el abrazo aunque sea el de brazos rotos, sin fuerzas, sólo se siente.

Bocas estallaradas en la ausencia. Corazón tan lleno de si por la mera existencia.

Físico. Boca, brazos, efímeros. Siento. Lo siento.

El cuerpo que se mueve en la cama a dónde tampoco la sábana quiere hacerle compañía y solamente el egocentrismo es su mejor pareja.

Tengo al cielo y al infierno dentro de mí.

Existir es esencia. Eterno es el alma. Si el tiempo dura, dura, dura, dura y la vida corre, corre, corre, corre... efímero es el pensamiento que es dibujado en letras en un rincón cualquiera de una... efímero es un abrazo(??)... No.

He pasado 4 días teniéndolo al infierno en mi cuerpo. Arde, quema, tiembla... duele. Regreso al mundo (in) servible de los que siguen vivos. Respiran, comen, se miran y no se ven. Se escuchan y no se oyen... se huyen.

El cielo. No sé si quiero tanta paz. A veces cansa. Una niña al lado de la ventanilla de mi coche que es un porta retrato de nuestros reflejos, lado a lado. El vidrio es un velo entre dos mundos.


En 1 minutos será un nuevo día. Ops... ya es un nuevo día.


Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... Sólo por hoy... no veré.

sexta-feira, 16 de abril de 2010

Poesía

Blog querido
Te tengo algo perdido.

Blog de mi corazón
No desistas no.

Blog dorado
Te tengo algo olvidado.

Blog de la niña de la luna
Eres delicado cómo una pluma.

... wait... FAIL.

quarta-feira, 14 de abril de 2010

Sabiduría de mi papá

Ayer he recibido la revista femenina, Marie Claire, que mensualmente recibo.


Síííííí, ya lo sé. Ustedes me dirán: Pero… “¿una mujer moderna como tú? No me lo puedo creer. No creo que des valor a revistas cuyo objetivo es explotar la autoestima de las mujeres. ”


Bueno, de mi algo mucho más allá de una simple revista. Es una opción para no estar delante la tele.


Bueno, de hecho, no les quiero hablar de la revista sino de mi papá.


Ya mucho que les dije sobre él. Es un tipo ES-TU-PEN-DO. Tiene sus locuras vez por otra, pero es normal. Todos las tenemos.


Bueno, por una distracción mía, me la dejé en la mesa de mi casa y no en cuarto, como sería el cierto. Pues, en la dicha revista hay un artigo que es: “1000 maneras de enloquecer a un hombre.” Y mi padre, al echarle un vistazo, me lo dijo:

- ¿Por qué 1000 maneras?

- Ah… pues… no lo sé. De hecho la recibí hoy. No tuve tiempo de leerla.

Después de un silencio sin fin y con la serenidad de sus 86 años, me lo dijo:

- Mujeres, mujeres… existe UNA manera que es muuuuuuuuuuy eficaz.

- ¿¡ Ah sí, papá?!

- Díselo: “Estoy embarazada.”

quinta-feira, 8 de abril de 2010

Soy Mejor Que Tú

—Soy mejor que tú —dijo entre dientes, arrepintiéndose un segundo después de haberlo hecho.

-
Ella se detuvo en seco, soltando el picaporte de la puerta del apartamento. Se volvió hacia él con una mirada gélida.

-
—¿Qué dijiste? —pregunto con un tono que no dejaba lugar a dudas que sabia perfectamente lo que había oído.

-
Él, roto ya el dique que lo contenía, explotó.

-
—Siempre he sido mejor que tú —dijo mirándola a los ojos. —Siempre lo he sido y siempre lo seré.

-
—Y una mierda eres mejor que yo. —respondió ella fúrica. —¿Cómo te atreves a decir eso? grandísimo hijo de puta.

-
Mientras escribía la ficción anterior, algo me estuvo molestando durante todo el tiempo. Ni siquiera termine el último párrafo. Llego un momento en que me detuve y cerré Word.
-
Estuve ahí cuando me necesitó, todas y cada una de las veces. Cuando se fue de su casa, huyendo de la frustración familiar y se refugio en un matrimonio incomprensible, yo esperé. Hablaba con ella, la tranquilizaba cada vez que sentía hundirse más y más. Cuando por fin acabo aquel sin sentido, yo seguía ahí y me entrego todo sólo para quitármelo poco después. No le guardé rencor, no le reclamé nada. Por eso después regresó a mí una vez más, derrotada. Nunca se lo restregué en la cara. No era correcto.
-
Y a ella, a ella pude haberla usado, aún con su consentimiento, pero no lo hice. No me costaba nada, hubiera sido algo punible sólo por mi conciencia y aún así no lo hice. Preferí alejarme y recluirme en mí mismo porque era lo correcto. Y eso me costo mucho más.
-
Y aquella vez, cuando pude cobrarme esa infidelidad con todo el derecho del mundo, con toda premeditación, no lo hice; no iba a perpetuar el daño mutuo por una estúpida revancha que a ella lastimaría y que a mi no me dejaría nada. No era correcto.
-
Después, a ella le entregué lo poco que había recuperado intacto, inclusive antepuse sus necesidades a las mías, pero no como un sacrificio romántico; lo hice porque era lo correcto. Estuve ahí todas y cada una de las veces que tuve que estar. Le desee buenas noches cuando cerró los ojos por última vez. Un par de horas después el mundo se me vino abajo, pero yo hice lo correcto. Por eso puedo dormir por las noches.
-
Durante mi vida, muchas personas me han considerado un pendejo, un pusilánime manipulable, muchas otras, por el contrario, han considerado que lo que hice fue dictado por lo que creía correcto y que ello me convierte en una buena persona. A mí ambas definiciones nunca me han importado. Aunque jamás me he considerado un pendejo (más allá de las idioteces y errores inevitables), tampoco me considero una buena persona, alguien mejor que tú. El orgullo y el ego me parecen, principalmente, un estorbo enorme y molesto.

-
Porque al final de cuentas, si hice lo correcto, si fui mejor persona ¿Qué gané? ¿Qué gano? Claro, tengo la conciencia tranquila, ¿Y? a veces preferiría tener pesadillas por las noches, pero despertar completo.

-
Nunca busqué ser mejor, yo sólo buscaba ser feliz. Hice lo correcto y es por eso que no volteo a ver los pedazos de mí, de mi vida que voy dejando al caminar. Me da miedo descubrir que, después de todo, no hice lo correcto; que soy lo que dicen que soy.

-

-

-

Escrito por: Luis Padilla miles de años luz antes aunque, sus letras, hoy, son mías.


domingo, 4 de abril de 2010

Pascua

Nada es "tan Pascua" como la pregunta de la niña hacia su madre en el restaurante de la carretera en que andaba.

-

La niña al mirar en sus manos un huevo de chocolate enorme y al mirar a las crías de conejos que han puesto a la entrada del dicho restaurante:

-

- Madreeeeeeee…. ¿Cómo es posible que salga una huevo tan grandote de un ano tan chiquillo?

quinta-feira, 1 de abril de 2010

Esencial

Me pediste una canción
Y no la tengo.
Pero, si quieres te doy mis palabras
Llenas de ti.
Te doy mis pensamientos
Impuros como las noches que estás.
Te doy mis horas
Que sin ti no tienen sentido.
Te doy mi vida
Que desde que te conocí sabe mejor.
Te doy la paz que tanto anhelas.
Te doy las mariposas(borboletas) de mi día.
Te doy los ancianos que nos reflejan.
Te doy la alegría de ser un arcoíris
Con sus colores y alegrías,
Presente en un lugar cualquiera.
Te doy las letras publicadas en un sitio
Escritas entre un suspiro y apnea.
Te doy las caricias salvajes
de una hembra en el celo?
Te doy los orgasmos de una noche de verano
En las que la ansia por tenerte cerca
Hace con que la propia locura se desespere.
-
Te doy muchas razones para quererme
Incluso si la distancia no lo quiere.
-
Te doy todo lo que quieras, pero antes,
Dime: ¿Por qué eres tan especial para mí?
-
-
Aviso: Estoy Offline hasta el domingo. Luego que llegue les leo. Pórtaos bien. :D

Siete Egos - Kalil Gibran

En la hora más silente de la noche, mientras estaba yo acostado y dormitando, mis siete egos sentáronse en rueda a conversar en susurros, en estos términos:
-
Primer Ego: -He vivido aquí, en este loco, todos estos años, y no he hecho otra cosa que renovar sus penas de día y reavivar su tristeza de noche. No puedo soportar más mi destino, y me rebelo.
-
Segundo Ego: -Hermano, es mejor tu destino que el mío, pues me ha tocado ser el ego alegre de este loco. Río cuando está alegre y canto sus horas de dicha, y con pies alados danzo sus más alegres pensamientos. Soy yo quien se rebela contra tan fatigante existencia.
-
Tercer Ego: - ¿Y de mi qué decís, el ego aguijoneado por el amor, la tea llameante de salvaje pasión y fantásticos deseos? Es el ego enfermo de amor el que debe rebelarse contra este loco.
-
Cuarto Ego: -El más miserable de todos vosotros soy yo, pues sólo me tocó en suerte el odio y las ansias destructivas. Yo, el ego tormentoso, el que nació en las negras cuevas del infierno, soy el que tiene más derecho a protestar por servir a este loco.
-
Quinto Ego: -No; yo soy, el ego pensante, el ego de la imaginación, el que sufre hambre y sed, el condenado a vagar sin descanso en busca de lo desconocido y de lo increado... soy yo, y no vosotros, quien tiene más derecho a rebelarse.
-
Sexto Ego: -Y yo, el ego que trabaja, el agobiado trabajador que con pacientes manos y ansiosa mirada va modelando los días en imágenes y va dando a los elementos sin forma contornos nuevos y eternos... Soy yo, el solitario, el que más motivos tiene para rebelarse contra este inquieto loco.
-
Séptimo Ego: - ¡Qué extraño que todos os rebeléis contra este hombre por tener a cada uno de vosotros una misión prescrita de antemano! ¡Ah! ¡Cómo quisiera ser uno de vosotros, un ego con un propósito y un destino marcado! Pero no; no tengo un propósito fijo: soy el ego que no hace nada; el que se sienta en el mudo y vacío espacio que no es espacio y en el tiempo que no es tiempo, mientras vosotros os afanáis recreándoos en la vida. Decidme, vecinos, ¿quién debe rebelarse: vosotros o yo?
-
Al terminar de hablar el Séptimo Ego, los otros seis lo miraron con lástima, pero no dijeron nada más; y al hacerse la noche más profunda, uno tras otro se fueron a dormir, llenos de una nueva y feliz resignación.
-
Sólo el Séptimo Ego permaneció despierto, mirando y atisbando a la Nada, que está detrás de todas las cosas.
-
-