quinta-feira, 21 de outubro de 2010

Hay mucha vida afuera

Llegué temprano, dejé mi coche a dos manzanas de distancia de mi oficina y en uno de estos momentos raros, no tuve que correr para alcanzarlo al reloj.


Caminé lentamente. Tuve tiempo de ver a las cosas. Ver a todo. Incluso de percibir que me saludaban.


En tan sólo dos manzanas: Es primavera. Olor de pan de queso. Olor de café. Perfume de mujer. Sonrisa de la señora que paseaba con su perro. “Buenos días” del señor de la banca de revistas. Pasos de un jubilado que seguramente hizo las paces con el tiempo. Gritos de los niños que estaban a camino(corriendo) hacia la escuela. Flores que se desplegaban de los árboles y nos regalaban un tapiz morado, rojo y amarillo. Olor de la lluvia en el aire. Paz de una existencia sencilla. El va y viene de los coches se veía más lentos que de los otros días.



Tal vez sea yo la que se ve diferente.

2 comentários:

  1. "Paz de una existencia sencilla." Precioso el post linda. Beijo.

    ResponderExcluir
  2. Katxito... pensé que me habías olvidado. jijijijiji...

    Eskerrik asko por el comentario!!!

    Beijos

    ResponderExcluir

Cuéntame.