domingo, 6 de setembro de 2009

Tierra

Tengo muchos recuerdos de mi infancia.
-
Recuerdo cosas que me han pasado cuando tenía 2 años. Lo sé. No me creéis. Lo sé. Me da igual. Mi mamá tampoco lo hace.
-
Pero, sí. Es verdad.
-
Siempre pasámos las vacaciones en la finca. En Brasil, las vacaciones de las escuelas son dos veces al año, en enero y julio, y siempre íbamos a la casa(que ya no existe) de mis abuelos.
-
Mi abuelo, el papá de mi mamá, era y es la persona más cariñosa y creativa que he conocido en mi vida. Y, sinceridad, creo que será difícil superarlo.
-
Cuando estábamos en su casa, siempre nos contaba historias, cuentos.
-
Recuerdo que siempre me ponía en sus piernas de hombre del campo... eran fuertes... y siempre me tenía en sus brazos... y no era yo la nieta menor... mientras nos contaba las historias. Mi madre me decía que se la dijo que yo era especial(¿?).
-
Recuerdo las historias... unas verdaderas. Otras, eran leyendas que él cuidaba de poner un poco de brillo. Nosotros sabíamos que era él que lo ponía porque siempre que nos las contaba, el final cambiaba a cada vez.
-
Hace días que llueve en mi ciudad y estos días de lluvia tienen su olor. Olor de tierra empapada, pero con él, era empapada por su sudor. Olor de cosa buena. Olor de seguridad. Olor de "que tudo termina bien. No te preocupes."
-
Hoy, he recordado un cuento en especial (beware of angel, así decía)... y mi infancia.
-
Me di cuenta que, como en los cuentos de hada que nos contaba, en cada momento yo era feliz para siempre.
-
Y que quiero eso de nuevo. Por favor...
-

2 comentários:

  1. Yo te creo, por que a mi me pasa lo mismo.
    Si te digo que a medida que pasan los años, son otras cosas, situaciones y circunstancias las que nos hacen felices y piensa que la felicidad siempre esta a la vuelta de la esquina e incluso va caminando a nuestro lado y no queremos o no sabemos verla, porque pensamos que ella es algo grande, pero no es así la felicidad se compone de pequeños momentos situaciones que las dejamos pasar sin tomarlas en cuenta.

    ResponderExcluir
  2. Con la simplicidad de exigencias... obtener una felicidad refinada.

    ResponderExcluir

Cuéntame.