quarta-feira, 29 de julho de 2009

Dolor

Estaba en la bañera. Se acordaba de todo. Extrañamente se sentía feliz.

Se sentó en la bañera y ha disfrutado del toque del agua en su piel. Ni caliente ni fría. Así como fue su vida.

Un corte y luego otro.

Gota a gota su sangre hacia un camino entre la bañera y el suelo. Una a una, antes calientes y que le daban vida, ahora son puntos incoherentes y fríos.

Ha puesto sus manos dentro da bañera y le gustaba como hacía el camino por entre el agua.

La dualidad de los seres. Dualidad que nunca se permitió.

Sangre y agua. Sangre que siempre le dio vida. Agua que fue hogar en el vientre. Agua que es su hogar en la muerte. El fin es el inicio.

Estaba en la bañera. Se acordaba de todo. Extrañamente se sentía feliz.


En fin, estaba libre.

No creo en casualidad. Es decir, no creo en muchas cosas. Pero, eso no me hace una persona sin fe.

Hace poco he leído algo que así decía: La tristeza es para que se escriba. No para quedarse con y en ella. Escribirla toda.

Y creo (¿ves? Un poco de fe…) que en verdad, todo es para ser escrito. La tristeza, las alegrías, los amores, los desamores, cada lágrima vertida. Así como las que me caen mientras escribo.

Duele. Un dolor sordo y mudo. Un dolor sin (re)acción. Un dolor que insiste. Persiste. Que sólamente ello se entiende.

Duele saberlo. Duele NO saberlo.

Duele querer mucho y saber que no es el suficiente.

Duelen las manos que escriben eso.

Duele el cuerpo que me aguanta.

Duele la vida que me espanta.

Duele la pérdida.

Duele la llegada.

Duele el rostro que se contrae por el dolor y lágrimas.

Duele el alma. Duele tanto y tan fuerte... que las palabras y personas se alejan.

Duele el silencio que grita.

Duele la mente que se agita.

Duele tener que empezar de nuevo.

Duele NO tener la última palabra(y no es síndrome de mujer que manda). Es un dolor tan fuerte que neutraliza.

Duele y duele mucho.
-
-
Me duele... Carajos... Cómo ME duele.

4 comentários:

  1. Me gusta, no el dolor, al menos el dolor del alma. Me puede gustar el dolor controlado porque significa que estoy vivo. Si supera esa barrera, acabaré sumergido en agua...
    Me gusta, pero el texto.
    Musu pila bat.

    ResponderExcluir
  2. Lobustilio:

    El problema es tener el control del dolor. Saber cuándo es sano y cuando no lo es. Generalmente, cuando nos damos cuenta de ello, significa que ya tiene vida propia y muchas no necesita tampoco de nosotros para existir.


    Gracias Tato... Eskerrik asko.

    Musu bero bat

    ResponderExcluir
  3. alguna vez vi en las noticias un niño que tenía un síndrome en sus sistema nervioso que no sentía dolor, su pasatiempo era crearse heridas, googlealo igual lo encuentras.

    ResponderExcluir
  4. Keyla:

    Hay heridas que se nos hacen... aunque somos nosotros quien nos las abrimos.

    ResponderExcluir

Cuéntame.