quinta-feira, 17 de junho de 2010

Pequeños grandes momentos


Mi sobrino Bruno tiene 3 meses. Nació cuando estaba con 8 meses y una semana. No tuvo paciencia de esperar que completara los nueve meses de vida en el vientre de su madre.

Estaba listo. ¿Qué más hacer allá dentro?

Cuando mi padre lo recogió en los brazos a la primera vez, le dijo:

- Ahhhhhh mi niño… llegas en un mundo medio loco. Muy diferente de cuándo yo naci. Tuviste mucha prisa en nacer, pero no tengas la misma prisa en vivir. La vida es buena, el problema es que es muy corta… y te lo digo porque tengo 87 años. Y pienso que es poco.

Ayer, todos estábamos en casa, a la hora de la cena, Bruno se despierta hambriento y mientras mi madre le daba el biberón, le decía:

- Has nacido antes porque en el vientre de tu madre estabas muy apretado. Te estiras como que buscando a los cuatro rincones. Eres chiquillo, pero tienes ganas del mundo.

Sinceramente pienso que mis padres deberían tener un blog.

4 comentários:

  1. Pues ya sabes :)

    Por cierto... qué ojos tiene este niño... :O
    Besos para todos.

    ResponderExcluir
  2. jejejejeje... Pues sí, katxito.

    El niño tiene los mismo ojos grandotes y vivos de su tía. Es lo que siempre nos dice mi madre. :D

    Besos a todos también.

    ResponderExcluir
  3. No se cómo llegué aquí pero que bonito post ^^

    ResponderExcluir
  4. ¡Muchísimas gracias, Kuruni! Hay momentos que merecen ser eternizados más allá de la memoria. :-)

    Besos


    PD - Siempre te leo en Recolectivo. Y me encantan tus textos. ;-)

    ResponderExcluir

Cuéntame.