terça-feira, 26 de julho de 2011

De la vida


Así es. Aquellos que estuvieron a nuestro lado durante toda nuestra vida, ahora hablan a nuestros hijos.


Les enseñan lo que nos enseñaron.


A caminar.


A hablar.


A escribir.


A rezar.


Incluso a amar.


A ser gente.


Nosotros nunca tenemos tiempo.


Lo suyo parece que es eterno.



Lo que pasa es que los ángeles nunca se quedan viejos.


Nenhum comentário:

Postar um comentário

Cuéntame.