quinta-feira, 10 de novembro de 2011

Desistan de mí

- Todas las veces que te recuerdo, es como si hubiera una cámara lenta en mi mente y una película a pasar.

- Una película de amor, se supone

- De hecho una de terror.

- ...

- (risas) No es cierto, Paulo. Es broma.

- Vale.

- No es una película de amor. Tampoco de terror. Son imágenes borrosas, raras, como si no hubiera vivido todo aquello. Como si todo aquello no pasara efectivamente de una película. No tengo recuerdos claros de tí en mi vida. Sé que un días has estado allá donde hoy llamo pasado. Recuerdo tus palabras, ni siempre bonitas... No más.

- Mucha cosa ha cambiado. Yo, por ejemplo, Sarah. Yo cambié. Prueba de eso es que ahora estoy aquí, delante de ti...

- No sé si quiero estos cambios. A mi me gustaría dejar el pasado a dónde él se encuentra ahora. EN EL PASADO. Quiero vivir cosas nuevas, quiero llorar por cosas y personas nuevas, quiero nuevos sentimientos, quiero... lo que quiero del pasado en mi compañía. No te deseo mal tampoco que seas feliz. Sólo... sólo... la vida es mucho más que eso para que sigamos siempre con las mismas personas, teniendo la opción de hacer diferente... y, además, no quiero que me salven.





Foto: Ruero


2 comentários:

Cuéntame.