sexta-feira, 25 de outubro de 2013

Del dolor


Ayer escuché que “el que se va también está destrozado”. Puede que sea cierto. Pero, igual está más “entero” que el que se quedó. Porque tuvo fuerzas y valentía para irse. Y quién se quedó, muchas veces no tiene fuerzas ni siquiera para ponerse en rodillas y rogar para que el otro se quede.
 
 



 

Cada quién sabe a dónde le duele.



Nenhum comentário:

Postar um comentário

Cuéntame.