quarta-feira, 20 de novembro de 2013

Carta a Paco, de Santiago

Estimado Paco,

Perdón por la libertad de llamarte de “estimado” y tratarte como “tú”. La casualidad de la vida nos hizo algo en común y esto me hace tener una cierta intimidad. 

No te conozco y no me conoces. Vivo en un país y tú en otro. Hablo un idioma, tú otro. Pero, el común nos acerca es que también tengo una canción hecha por mis palabras. He visto el video en que Tommy Torres demuestra el  “diálogo” entre ustedes dos.

¡Estupendo!

Quiero decirte que yo entiendo lo que sientes. Conozco muy bien y hago de todo para no olvidarme de los increíbles sentimientos de tener mis palabras convertidas en canción.

La sensibilidad del artista músico en poner ritmo a palabras es algo tan, tan delicado que sólo un alma de ángel puede hacerlo. Dicen que la música nos hace más cerca de Dios. Escribir un poco, porque nos alivia el alma. Pero, componer una canción, esto es para pocos.


Entiendo bien lo de estar enamorado(a). Entiendo esto de “persona que no sale de la cabeza”. Entiendo que es esto de querer estar cerca y muchas veces no es posible.

A veces estamos tan lejos que nos preguntamos si Dios no se hubiera despistado en cuando  nos puso a nacer uno en hemisferio sur y el otro en el hemisferio norte. 


Amar a alguien no es opción. Dejar de amarlo(a) también no lo es.

Bueno, quisiera poner aquí la canción que han hecho con uno de mis textos publicados en mi blog, pero por motivos ajenos, no será posible. Sólo te puedo decir que fue algo muy especial. Mucho. Mucho. A su manera y a mi manera.

La canción ésa es la prueba de que el alma no reconoce distancias ni fronteras. Llega, incluso, a los corazones.

Espero que todo te haya ido bien con la chica de la que estás enamorado. Después de todo...




Mis cordiales, 

Liliane Moreira

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Cuéntame.