sexta-feira, 9 de julho de 2010

Asalto

Hace poco una amiga me llamó para decirme que le han asaltado. La pobre estaba en pánico. Nadie le hizo daño, el perjuicio no fue tan grande, pero estaba muy asustada. Se sentía, en sus palabras, “invadida”. Natural sentirse así tras robarnos. Pero, me he fijado en lo que me dijo enseguida: “Lili, si quieres saberlo, ya no me importa. El pobre me robó porque le hacía falta el que se lo llevó.”

Personalmente pienso que lo que le hace falta a uno que roba es:

- Inteligencia para saber lidiar con los problemas de la vida;

- Decencia para saber a dónde empieza mi derecho a dónde termina el suyo;

- Valentía para levantarse todos los días y literalmente luchar todos los días contra la pereza y la comodidad y ponerse a trabajar. En lo que sea. Y así, tener a sus cosas como lo hace LA MAYORÍA de la gente.

- Humanidad para saber que no es un “aislado” sino parte de un todo.

- Poesía para saber que la vida es mucho más que tener.

Esto: Les hace falta poesía.

Nenhum comentário:

Postar um comentário

Cuéntame.