sábado, 25 de dezembro de 2010

Quisiera yo


Quisiera yo ser la dueña del libre arbitrio ajeno para hacer con que todos te amen de la manera que debe serlo.


Quisiera yo tener el poder de hacer un mundo sólo para ti. De la manera que lo mereces: Sin dolor, sin sufrimiento, sin guerras(externas e internas), sin penas, tan sólo perfecto.


Quisiera yo hacer con que el mundo te conozca y así siendo todos te admiren así como lo hago yo.


Quisiera yo volver en el tiempo y todo el amor que les di a los otros dártelo sólamente a ti.


Quisiera yo que tuvieras tú toda la fuerza necesaria para que cada que te intenten hacerte daño, sepas que nada pueden contra ti.


Quisiera yo que supieras que los corazones, así como los huesos, al final siempre sanan. Siempre.


Quisiera yo saber a dónde y cómo caminar todos los caminos para enseñarte el tuyo sin incertidumbres y sin miedo.


Quisiera yo saber cómo hacerte feliz. Y si lo supieras, hacerlo todos los días. Darte dosis diarias de sonrisas y alegrías.


Quisiera yo tener el don de omnipotencia, todo el poder del mundo para convertirlo en felicidades para ti.


Son muchas las cosas que queremos, pero no siempre podemos tenerlas. A veces tenemos tan sólo palabras para regarlárselas a uno.




Aunque... pensándolo bien: SIEMPRE TENEMOS Y TENDREMOS A LOS QUE NOS QUIEREN.



Um comentário:

Cuéntame.