terça-feira, 14 de dezembro de 2010

Regalo


Me gustaría hacerles un cumplido a los de Los Correos Brasileños.


Todos los años miles de niños, generalmente niños pobres, le escriben a Santa Claus y entregan sus cartas en Los Correos, diciéndolo qué les gustaría de regalo de Navidad.


Piden cosas tan sencillas como: Una barra de chocolate, una muñeca para mi hermana de dos años, etc.


Este año, juntamente a una empresa de publicidad, han hecho una campaña enorme para que quiénes quieran y puedan, adopten a una carta y así pasa a ser madrina o padrino de un(a) niño(a).


Escanearon a todas las cartas y las publicaron en una página. TODAS han sido adoptadas.


Yo adopté a una carta.


Lo que me hizo elegirla como afijada fue su carta. “Me” pedio algo tan sencillo: Materiales de estudio (cuadernos, lápices, bolígrafo, etc.).


Dijo que todos los años siempre estudia aprovechando lo que sobró de su hermana del año anterior y, como mínimo, tan sólo una vez quisiera tener el suyo. Nuevo.



“Eu só sei que confio na moça e na moça eu ponho a força da fé.”

(...)


Se ha roto el ciclo de que todos los años son siempre iguales.




Santa Claus existe. Por lo menos para una niña de 9 años.

2 comentários:

Cuéntame.